Profeta y Mensajero ¿Cuál es la diferencia?

En todas las interpretaciones y planteamientos de los teóricos musulmanes observamos que los autores, al analizar las aleyas relacionadas con el Enviado, no se han dado cuenta de la gran diferencia entre los roles que el Enviado desempeña en el Corán, sobre todo la diferencia entre el papel de Profeta y el papel de Mensajero.

Muchos piensan, incluso, que son sinónimos: que un profeta es un mensajero y viceversa. Otros, al menos, se han percatado que el profeta es quien advierte y amonesta y desempeña un papel social y de liderazgo en su comunidad, mientras el mensajero, además de eso, recibe una revelación, es decir, un libro sagrado para transmitirlo. Y aquellos profetas que no han recibido una revelación se dedican a recordar a la gente y amonestarles con la revelación de un profeta anterior.

La prueba de ello es que el Corán utiliza ambos términos en la misma oración, es decir, dos descripciones o calificaciones distintas en la misma oración para la misma persona. Porque si fueran sinónimos absolutos y representaran el mismo significado, entonces estas aleyas tendrían una redundancia, y este error supondría la invalidez de la propia aleya como texto de origen Divino.

Ejemplo de aleyas que utilizan profeta “Nabí” y mensajero “Rasúl” en la misma oración.

Azora 7 aleya 158

﴿فَآمِنُوا بِاللَّـهِ وَرَسُولِهِ النَّبِيِّ الْأُمِّيِّ الَّذِي يُؤْمِنُ بِاللَّـهِ وَكَلِمَاتِهِ وَاتَّبِعُوهُ لَعَلَّكُمْ تَهْتَدُونَ﴾

﴾Así pues, creed en Dios y en Su Mensajero, el Profeta del pueblo que no tenía Escritura sagrada, que cree en Dios y en Sus palabras. Seguidle para que así seáis bien guiados﴿

Por lo tanto, el Mensajero es un Profeta, puesto que ser profeta es un requisito para ser Mensajero, y es obvio que no son lo mismo.

Podemos entender el que una misma persona desempeñe varios papeles o roles relacionados entre sí, pero diferenciados en significado. Por ejemplo, si decimos que alguien es médico y al mismo tiempo oficial del ejército, estaríamos hablando de dos roles distintos pero que están estrechamente relacionados entre sí. Un hombre que ocupa la categoría de oficial en un ejército tiene un significado, y un hombre que es médico tiene otro significado, pero cuando decimos «este médico es un oficial del ejército» se comprende fácilmente los dos papeles que desempeña y la estrecha relación entre ambos roles en su caso.

Y es aquí donde nos encontramos con la sorpresa, puesto que todas las aleyas de la obediencia sin excepción llaman a la obediencia del Enviado como Mensajero y no existe ninguna aleya que llama a la obediencia del Profeta. Si no fuera un texto de origen Divino o no hubiera diferencia entre ambos roles diríamos que es una mera casualidad o coincidencia. Pero la premisa de la cual partimos es que el Corán es de origen Divino y eso no acepta las coincidencias, ni el azar ni las casualidades.

El siguiente paso, como ha quedado obvio, es saber ¿Cuál es el papel que desempeña el Profeta en el Corán? ¿Y cuál es el papel o funciones del Mensajero en el Corán?

Si exponemos las aleyas sobre los profetas, en general, observamos que son personas a las cuales se les ha inspirado exhortar, amonestar, recordar y llevar la guía a su comunidad, bien recibiendo la revelación de un Mensaje y un Libro, o bien siguiendo un Mensaje o un Libro anterior. Observamos el siguiente ejemplo.

Azora 5 aleya 44


﴿إِنَّا أَنزَلْنَا التَّوْرَاةَ فِيهَا هُدًى وَنُورٌ ۚ يَحْكُمُ بِهَا النَّبِيُّونَ الَّذِينَ أَسْلَمُوا لِلَّذِينَ هَادُوا وَالرَّبَّانِيُّونَ وَالْأَحْبَارُ بِمَا اسْتُحْفِظُوا مِن كِتَابِ اللَّـهِ وَكَانُوا عَلَيْهِ شُهَدَاءَ ۚ فَلَا تَخْشَوُا النَّاسَ وَاخْشَوْنِ وَلَا تَشْتَرُوا بِآيَاتِي ثَمَنًا قَلِيلًا ۚ وَمَن لَّمْ يَحْكُم بِمَا أَنزَلَ اللَّـهُ فَأُولَـٰئِكَ هُمُ الْكَافِرُونَ﴾

En verdad, hicimos descender la Tora, en la que había guía y luz. En base a ella los profetas, que se habían entregado a Dios, administraron justicia a los seguidores del judaísmo; como hicieron las personas entregadas a Dios y los rabinos, ya que parte de la escritura de Dios había sido confiada a su custodia; y [todos] ellos dieron testimonio de su verdad. Así pues, no temáis a la gente, sino tened devoción de Mí; y no malvendáis Mis mensajes por un provecho insignificante: pues quienes no juzgan de acuerdo con lo que Dios ha hecho descender, esos, precisamente, son los que niegan la verdad.

Por lo tanto, encontramos profetas, como en este caso, que habían exhortado a su comunidad con la Torá y no con un nuevo Mensaje ni un nuevo Libro.

Por otro lado, también encontramos los profetas que reciben Mensajes para transmitir y cumplir con los mismos, y exhortar a sus comunidades para que éstas sigan el Mensaje.

Azora 4 aleya 163

﴿إِنَّا أَوْحَيْنَا إِلَيْكَ كَمَا أَوْحَيْنَا إِلَىٰ نُوحٍ وَالنَّبِيِّينَ مِن بَعْدِهِ ۚ وَأَوْحَيْنَا إِلَىٰ إِبْرَاهِيمَ وَإِسْمَاعِيلَ وَإِسْحَاقَ وَيَعْقُوبَ وَالْأَسْبَاطِ وَعِيسَىٰ وَأَيُّوبَ وَيُونُسَ وَهَارُونَ وَسُلَيْمَانَ ۚ وَآتَيْنَا دَاوُودَ زَبُورًا﴾

﴾Ciertamente, te hemos inspirado como inspiramos a Noé y a todos los profetas después de él e inspiramos a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob y a sus descendientes, incluyendo a Jesús, Job, Jonás, Aarón y Salomón; y dimos a David los salmos.﴿
Y en otras aleyas especifica a quiénes de estos profetas les ha revelado el Libro. Por ejemplo, cuando indica que reveló el Libro a Moisés.

Azora 2 aleya 53

﴿وَإِذْ آتَيْنَا مُوسَى الْكِتَابَ وَالْفُرْقَانَ لَعَلَّكُمْ تَهْتَدُونَ﴾

﴾Y dimos a Moisés el Libro y el discernimiento para que así fuerais rectamente guiados﴿

Así pues, las aleyas indican claramente que los roles de profeta y mensajero son roles diferenciados, aunque estén relacionados. Se podría afirmar la relación lógica que todos los Mensajero son profetas, pero no todos los Profetas son Mensajeros, y esta afirmación es algo que, en la actualidad, aceptan casi todas las escuelas y tendencias.

Los profetas son personas elegidas por sus virtudes y su nivel espiritual, y para Dios no todos son iguales: algunos alcanzaron un nivel y otros profetas llegaron a otro.

Pero, a pesar de todo ello, cuando desempeñan el rol de Profetas cometen errores y aciertos debido a su naturaleza humana.

Cuando Dios se dirige al Enviado para corregirle, educarle u orientarle, no se dirige a él bajo el rol de Mensajero sino como Profeta. Y esto es lo que muchos teóricos e intérpretes pasaron por alto. De hecho, esta realidad coránica desmiente el Argumento Primero, es decir, aquél que afirma que todo lo que dice el Profeta es inspiración y, por consiguiente, infalible, tal como afirma Ashafií en su Risala y quienes posteriormente reprodujeron su argumento.

Azora 3 aleya 161


No es propio de un profeta sentir rencor o resentimiento

﴿وَمَا كَانَ لِنَبِيٍّ أَن يَغُلَّ ۚ وَمَن يَغْلُلْ يَأْتِ بِمَا غَلَّ يَوْمَ الْقِيَامَةِ ثُمَّ تُوَفَّىٰ كُلُّ نَفْسٍ مَّا كَسَبَتْ وَهُمْ لَا يُظْلَمُونَ﴾

﴾No es propio de un profeta sentir rencor por otros. Quien albergue odio por otros llevará su odio el día del Levantamiento. Luego, cada uno recibirá su merecido. Y no serán tratados injustamente﴿

Azora 8 aleya 64

¡Profeta! Dios es suficiente para ti

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ حَسْبُكَ اللَّـهُ وَمَنِ اتَّبَعَكَ مِنَ الْمُؤْمِنِينَ﴾

﴾¡Oh, Profeta! Dios es suficiente para ti y para los creyentes que te han seguido﴿

Azora 9 aleya 113

﴿مَا كَانَ لِلنَّبِيِّ وَالَّذِينَ آمَنُوا أَن يَسْتَغْفِرُوا لِلْمُشْرِكِينَ وَلَوْ كَانُوا أُولِي قُرْبَىٰ مِن بَعْدِ مَا تَبَيَّنَ لَهُمْ أَنَّهُمْ أَصْحَابُ الْجَحِيمِ﴾

No es apropiado que el Profeta y los creyentes pidan el perdón para los asociadores, aunque sean sus parientes cercanos, después de habérseles explicado claramente que ellos son gente destinada al Infierno﴿

En esta aleya observamos que la llamada de atención por parte de Dios va dirigida por igual tanto al Profeta como a los que habían creído en él.

En la siguiente aleya observamos que Dios perdona a Muhammad y los creyentes indicando su rol de Profeta, no de Mensajero.

Azora 9 aleya 119

﴿لَّقَد تَّابَ اللَّـهُ عَلَى النَّبِيِّ وَالْمُهَاجِرِينَ وَالْأَنصَارِ الَّذِينَ اتَّبَعُوهُ فِي سَاعَةِ الْعُسْرَةِ مِن بَعْدِ مَا كَادَ يَزِيغُ قُلُوبُ فَرِيقٍ مِّنْهُمْ ثُمَّ تَابَ عَلَيْهِمْ ۚ إِنَّهُ بِهِمْ رَءُوفٌ رَّحِيمٌ﴾

Dios perdonó al Profeta, a los creyentes que habían emigrado y a quienes los auxiliaron, cuando le siguieron en los momentos difíciles y aceptó el arrepentimiento de aquellos cuyos corazones estuvieron a punto de desviarse. Él es Compasivo y Misericordioso con Sus siervos.

Dios ordena a Muhammad que tenga conciencia y tema a Dios y que no se rinda ante las exigencias de los negadores y los hipócritas, ni haga caso a sus directrices, y que debe seguir lo que le es revelado. En esta orden también se dirige a él con su rol de Profeta y no de Mensajero.

Azora 33 aleyas 1-3

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ اتَّقِ اللَّـهَ وَلَا تُطِعِ الْكَافِرِينَ وَالْمُنَافِقِينَ ۗ إِنَّ اللَّـهَ كَانَ عَلِيمًا حَكِيمًا ﴿١﴾ وَاتَّبِعْ مَا يُوحَىٰ إِلَيْكَ مِن رَّبِّكَ ۚ إِنَّ اللَّـهَ كَانَ بِمَا تَعْمَلُونَ خَبِيرًا ﴿٢﴾ وَتَوَكَّلْ عَلَى اللَّـهِ ۚ وَكَفَىٰ بِاللَّـهِ وَكِيلًا﴾

﴾¡Oh, profeta! Mantente consciente de Dios y no obedezcas a los que niegan la verdad ni a los hipócritas. En verdad, Dios todo lo sabe, es sabio. (1) Y sigue lo que te fue revelado procedente de tu Señor. En verdad, Dios está bien informado de lo que hacéis. (2) Y confía en Dios. Dios es suficiente para proteger﴿

Del mismo modo, cuando Dios quiere tratar asunto relacionado con la persona de Muhammad y su rol social o familiar, se dirige a él como el Profeta y no como el Mensajero.

Azora 33 aleya 28

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ قُل لِّأَزْوَاجِكَ إِن كُنتُنَّ تُرِدْنَ الْحَيَاةَ الدُّنْيَا وَزِينَتَهَا فَتَعَالَيْنَ أُمَتِّعْكُنَّ وَأُسَرِّحْكُنَّ سَرَاحًا جَمِيلًا﴾

﴾¡Oh Profeta! Di a tus esposas: “Si deseáis [sólo] esta vida y sus atractivos, pues, hacédmelo saber, que os complaceré y os dejaré ir con delicadeza﴿

Azora 33 aleya 53

﴿يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لَا تَدْخُلُوا بُيُوتَ النَّبِيِّ إِلَّا أَن يُؤْذَنَ لَكُمْ

﴾¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! No entréis en las casas del Profeta a menos que os de permiso﴿

Por lo tanto, Dios se dirige a Muhammad con el título de Profeta cuando es algo relacionado con su liderazgo político, asuntos familiares, interacción con su comunidad en los asuntos mundanos, recibir una amonestación u orientación de parte de Dios. En todas estas circunstancias nunca Dios usa su título de Mensajero sino siempre de Profeta.

Una vez terminada la explicación de la función del Profeta, ahora necesitaríamos saber cuáles son las funciones del Mensajero de acuerdo al Corán.

A diferencia de lo que afirman los teóricos, en el Corán no encontramos que la función del Mensajero sea legislar en lo sagrado, explicar, interpretar o detallar, sino únicamente transmitir o divulgar y obedecer lo que le ha sido revelado en el Corán.

Así pues, todo modelo o ejemplo del Mensajero es la materialización de la enseñanza que emana exclusivamente del Corán, y no puede ser otra cosa que la práxis de dichas enseñanzas cuya transmisión es un consenso práctico de la ummah del Corán, y no podríamos considerar enseñanza del Mensajero a nada que no estuviese contenido en el Corán y practicado por el conjunto de la Ummah. Puesto que todo dato atribuido al Mensajero y transmitido por un grupo de individuos delimitado no es más que conjetura, y la conjetura no es la base de la creencia de los creyentes, más bien, es algo sobre lo cual advierte el Corán cuando dice «Y no poseen un conocimiento sólido sobre ello y no siguen sino conjeturas y la conjetura no beneficia en nada a la verdad» 53:28.

Los relatos que conforman más del 90% de la base teórica de un enorme «corpus» alternativo al Corán, se basan en la conjetura, en una persona que dice que escuchó a Fulano, quien según Mengano, el cual según Zutano, y así en una cadena de conjeturas sucesivas donde, supuestamente, uno o dos compañeros del Profeta, la paz sea con él, le habrían escuchado decir o hacer algo. Ese algo es transmitido por significado, es decir, no son palabras textuales, sino lo que cada uno de los transmisores entendió y transmitió con sus propias palabras.

Esta teoría del relato basado en meras conjeturas llegó a plantear teorías obscenas que anulan de facto la operatividad del Corán en la Ummah, reduciéndolo a un mero texto simbólico, o un talismán mágico que emociona, pero no opera en la vida de los creyentes, teorías como la de la Abrogación, donde relatos creados por el hombre anulan la validez y operatividad de las aleyas del Corán.

Por lo tanto, seguir al Mensajero, es de facto seguir el Mensaje, es decir, el Corán y la praxis de éste, que opera en la acción consensuada de la Ummah y los preceptos de esta praxis se recogen de forma explícita en el propio Corán, como son la oración, el ayuno, la peregrinación entre otras manifestaciones prácticas que, evidentemente, no se reducen a los elementos instrumentales como los rituales sino, sobre todo, los fundamentos de los principios de justicia, equidad, amor, Rahma, conocimiento, conciencia, entre otros…

0 responses on "Profeta y Mensajero ¿Cuál es la diferencia?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estimad@ visitante, ayúdanos a mantener y desarrollar la plataforma de ITEI. Queremos seguir desarrollando nuestro proyecto publicando cursos gratuitos, material didáctico y académico de  calidad y con el máximo rigor, traducir textos de autores musulmanes relevantes, subtitular programas y reportajes del árabe al español, elaborar vídeos explicativos exclusivos, y mucho más…

Si crees que merecemos de tu apoyo, suscríbete mensualmente por lo que te cuestan dos cafés y accede a todo el contenido del portal sin límites. Nosotros te lo agradecemos enormemente. ¡Gracias!

Suscribirse

Autor
Houssain

Houssain Labrass

profesor
Director del Instituto Teológico de Estudios Islámicos (ITEI)
ITEI © Instituto Teológico de Estudios Islámicos.2020