La Dinastía Abbásida y la instauración de la ideología del Hadiz (2)

Antes de continuar con el desarrollo del movimiento Hadicista, necesitamos aumentar un poco más la lupa sobre el mapa de los acontecimientos históricos.

 

Los Abbásidas llegan al poder gracias principalmente al apoyo de los movimientos persas shu’ubistas. Un movimiento socio político que proclamaba la identidad y cultura persas frente al árabe. Puesto que uno de los lemas omeyas era que el gobierno debía estar siempre bajo el estandarte de Qurasih y la lengua debía ser la árabe. En respuesta a esto, se generó un movimiento nacionalista identitario persa, por usar términos modernos, llamado Shu’ubiyyah, que sentía un rechazo y odio a todo lo relacionado con lo árabe en general y con los omeyas en particular, ya que sienten que su derrota ante los árabes representaba una humillación para la gloria e historia de Persia. Los shu’ubistas, habían apoyado anteriormente otras sublevaciones contra los omeyas como fue el caso de su apoyo al general Muhammad Ibn Al-ash’az que se sublevó contra el general Al-hayaay Ibn Yusuf. Todos los intentos de sublevación fracasaron hasta que llegó Abu Muslim el Jorasano, del que se dice descendiente del último rey persa sasánida Yazdgerd III o Istijerdes III.

Abu Muslim el Jorasano logra unir el movimiento anti omeya y apoyar a Abu Ya’far Almansur, luego el propio Abu Ya’far Al-mansur traicionaría a Abu Muslim y lo mataría en el año 137 d.h debido a su popularidad entre los persas. Este es uno de los capítulos que explicaría el por qué más tarde los shu’ubistas se sublevarían reiteradamente contra los Abbásidas después del éxito contra los omeyas.

 

El entorno Abbásida era inevitablemente un entorno jorasano, es decir, persa, porque durante más de medio siglo la mayor resistencia anti omeya se estaba organizando y desarrollando desde tierras jorasanas. Generales, visires, consejeros, soldados, contables, y un largo etc… que conformaban la composición inicial del gobierno Abbásida eran evidentemente persas. Luego veremos que relación guardaría esto con el movimiento hadicista.

 

Tras el asesinato de Abu Muslim el Jorasano, su hija Fátima iba a desatar un largo conflicto con la dinastía Abbásida, numerosos intentos de golpe de Estado, declaraciones abiertas de abandono del Islam Abbásida… Es en este contexto cuando nacen los hadices relacionados con la pena de muerte por apostasía. «Aquél que cambie su religión matadle«. Este hadiz y otros sirvieron como arma para placar a las distintas sublevaciones.

 

En este contexto, los shu’ubistas se dividían en dos grupos principales, uno era en extremis anti árabe, y todo lo que tuviera que ver con lo árabe, el Islam incluido, y otro más moderado que encontramos en figuras como Hassan Al-basri, que si bien aceptaba el Islam rechazaba la idea de que el gobierno o el liderazgo religioso tuviera que ser dirigido por árabes, luego veremos que Ashafi’i, aceptaba que el gobierno debía estar
dirigido por Quraish, y este debate identitario tendría muchas vertientes con matices muy distintos.

 

Tras los fracasos militar y el hecho de que el movimiento shu’ubistas fuera aplastado por las campañas militares Abbásidas, iniciaría un nuevo frente, el frente cultural. Sin duda, aunque sólo sea por cuestión numérica, la tradición persa era culturalmente mucho más potente, había muchos más escribas, gremios, artistas, autores… y eran necesarios para regir la nueva dinastía Abbásida.

 

Pero la cultura persa era esencialmente de credo mazdeista, una rama que deriva del zoroastrismo. La mayoría de los líderes y sacerdotes mazdeistas pasarían a liderar el movimiento hadicista y por ende sus hijos y descendientes también. Pro ello encontramos que las figuras más importantes de los compiladores del Hadiz son de origen mazdeísta.

 

No es casualidad que El abuelo de Muhammad Ibn Ismael de Bujara, conocido como Imam Bujari, fuera un importante sacerdote del mazdeísmo.
Ni tampoco es casualidad que Muslim Ibn Al-hayyay de la ciudad de Neishapur fuera descendiente de una importante familia de sacerdotes mazdeístas, aunque algunas fuentes ocultan este origen y se le atribuye a un origen árabe.

Tampoco es casualidad que Todas las obras más importantes del Hadicismo fuera de autores persas. Bujari, Muslim, Abu dawuud, Trimithi, Ibn Maya…

 

En el próximo capítulo, veremos como el movimiento hadicista adquiere un poder popular que alerta a la dinastía Abbásida, de que su instrumento más eficaz se le escapaba de las manos y cómo gracias a eso aparece su contrapeso en la etapa del califa Almaamuun, es decir, los mutazilíes.

0 responses on "La Dinastía Abbásida y la instauración de la ideología del Hadiz (2)"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estimad@ visitante, ayúdanos a mantener y desarrollar la plataforma de ITEI. Queremos seguir desarrollando nuestro proyecto publicando cursos gratuitos, material didáctico y académico de  calidad y con el máximo rigor, traducir textos de autores musulmanes relevantes, subtitular programas y reportajes del árabe al español, elaborar vídeos explicativos exclusivos, y mucho más…

Si crees que merecemos de tu apoyo, suscríbete mensualmente por lo que te cuestan dos cafés y accede a todo el contenido del portal sin límites. Nosotros te lo agradecemos enormemente. ¡Gracias!

Suscribirse

Autor
Houssain

Houssain Labrass

profesor
Director del Instituto Teológico de Estudios Islámicos (ITEI)
ITEI © Instituto Teológico de Estudios Islámicos.2020