Capítulo 10 | El «Salaat», motor transformador del Islam (II)

 

Continuación de la parte (I)…

 

Sabemos que en el Corán las aleyas que hablan de la libertad de culto y de creencia son muchísimas y muy contundentes, y que de ningún modo pueden ser abrogadas, puesto que forman parte del signo de la Misericordia enviada a los mundos. Destacamos aquí la más conocida de las aleyas, la de no coacción que reza «Laa Ikraaha Fii Ad-Diin...«, es decir, No hay coacción en el Diin, Azora 2 aleya 256.

 

Siendo esta vía coránica tan clara, algunos se preguntan ¿Cómo se explican entonces las aleyas en las que se obliga a los tiranos e invasores a hacer el «Salaat» para restaurar la paz? y esto lo observamos en algunas aleyas como aleya 5 de la Azora 9:

فَإِذَا ٱنسَلَخَ ٱلۡأَشۡهُرُ ٱلۡحُرُمُ فَٱقۡتُلُواْ ٱلۡمُشۡرِكِينَ حَيۡثُ وَجَدتُّمُوهُمۡ وَخُذُوهُمۡ وَٱحۡصُرُوهُمۡ وَٱقۡعُدُواْ لَهُمۡ كُلَّ مَرۡصَدٖۚ فَإِن تَابُواْ وَأَقَامُواْ ٱلصَّلَوٰةَ وَءَاتَوُاْ ٱلزَّكَوٰةَ فَخَلُّواْ سَبِيلَهُمۡۚ إِنَّ ٱللَّهَ غَفُورٞ رَّحِيمٞ

Y entonces, una vez transcurridos los meses prohibidos, combatid a los asociadores desde cualquier frente que os vengan, hacedles prisioneros, arrinconadles y acechadles desde todas las direcciones. Pero si se arrepienten, establecen el «Salaat» y pagan el impuesto de purificación, dejadles en paz: pues, ciertamente, Dios es indulgente, dispensador de gracia.

 

Es obvio que el «Salaat» aquí no puede referirse al ritual, ya que no tiene sentido en este contexto donde los musulmanes de Medina son invadidos desde todos los frentes por Quraish y sus aliados, el requisito para restaurar la paz sea rezar cinco veces al día, no sólo porque no puede haber coacción en el «Diin«, sino porque no resuelve el problema de un conflicto bélico. Aquí el «Salaat» tiene que ver con los valores coránicos, como la justicia, la paz, y la solidaridad, es decir, si el adversario derrotado acepta establecer los valores de justicia, paz y solidaridad, es decir, el «Salaat» al igual que la ayuda del «Zakaat», del que hablaremos en el siguiente capítulo, entonces, eso implica un arrepentimiento por parte de los invasores derrotados y aceptan cambiar de una actitud beligerante y agresiva e injusta a una actitud de convivencia pacífica. Así, el conflicto tiene una verdadera solución y un verdadero final. Y esta comprensión entra en consonancia con el final de la aleya que dice: «Ciertamente Dios es indulgente, dispensador de gracia».

 

Por lo tanto, el social, o el «Salaat» de los valores coránicos universales son aquellos principios de comportamiento en las que se debería basar la humanidad en pos de una convivencia armónica y pacífica no sólo entre sí, sino también con el medio que la rodea de la que es responsable de forma colectiva. Tal como dice la aleya 208 de la Azora 2:

 

يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا ادْخُلُوا فِي السِّلْمِ كَافَّةً وَلَا تَتَّبِعُوا خُطُوَاتِ الشَّيْطَانِ ۚ إِنَّهُ لَكُمْ عَدُوٌّ مُّبِينٌ

¡Oh! vosotros que habéis creído entrad todos en la paz y no sigáis los pasos del Shaytán, pues ciertamente él es vuestro enemigo declarado.

 

El «Salaat» es la constelación de actos y valores basados en los principios coránicos que conforman el sistema del «Diin«, es lo que faculta al ser humano para merecer el estatus de ser un califa en esta Tierra, y para que su alma se forje para la eternidad. El «Salaat» son aquellos valores que están escritos en nuestro Corán interno, tal como explicamos en el primer capítulo, es decir, nuestra fitra, nuestro estado primigenio, los principios escritos en nuestra alma, y cuando los abandonamos inevitablemente  los sustituimos por el Taghuut, por la tiranía, la opresión, la corrupción, la criminalidad y la destrucción de todo cuanto nos rodea, pero sobre todo la destrucción de nuestra propia alma. Por eso los que no hacen el «Salaat» habrán condenado a su alma. Y eso es justo lo que recoge la siguiente aleya 43 de la azora 74:

 

إِلَّآ أَصۡحَٰبَ ٱلۡيَمِينِ ٣٩ فِي جَنَّٰتٖ يَتَسَآءَلُونَ عَنِ ٱلۡمُجۡرِمِينَ ٤١ مَا سَلَكَكُمۡ فِي سَقَرَ ٤٢ قَالُواْ لَمۡ نَكُ مِنَ ٱلۡمُصَلِّينَ ٤٣ وَلَمۡ نَكُ نُطۡعِمُ ٱلۡمِسۡكِينَ ٤٤ وَكُنَّا نَخُوضُ مَعَ ٱلۡخَآئِضِينَ ٤٥ وَكُنَّا نُكَذِّبُ بِيَوۡمِ ٱلدِّينِ ٤٦ حَتَّىٰٓ أَتَىٰنَا ٱلۡيَقِينُ ٤٧ فَمَا تَنفَعُهُمۡ شَفَٰعَةُ ٱلشَّٰفِعِينَ

salvo aquellos que hayan alcanzado la rectitud: (39) que morarán en jardines del paraíso, y preguntarán (40) sobre los criminales: (41) ¿Qué os ha llevado al fuego del infierno? (42) Responderán: No éramos de los que hacían  el Salaat , (43) ni dábamos de comer al necesitado; (44) y solíamos complacernos en el pecado con todos los [demás] que se complacían en él; (45) y tachábamos de mentira el Día del Diin(46) hasta que [con la muerte] nos llegó la certeza. (47) De nada les valdrá, pues, la intercesión de quienquiera que interceda por ellos.

 

Estas y otras aleyas de contextos similares y otros contextos análogos dejan muy claro que el Salaat no siempre se refiere al ritual, de hecho en la mayoría de las aleyas no se refiere al sentido ritual, puesto que las aleyas que invocan el sentido ritual suelen ser también fácilmente comprensibles, por ejemplo, en la aleya 6 de la azora 5 dice:

يَٰٓأَيُّهَا ٱلَّذِينَ ءَامَنُوٓاْ إِذَا قُمۡتُمۡ إِلَى ٱلصَّلَوٰةِ فَٱغۡسِلُواْ وُجُوهَكُمۡ وَأَيۡدِيَكُمۡ إِلَى ٱلۡمَرَافِقِ وَٱمۡسَحُواْ بِرُءُوسِكُمۡ وَأَرۡجُلَكُمۡ إِلَى ٱلۡكَعۡبَيۡنِۚ وَإِن كُنتُمۡ جُنُبٗا فَٱطَّهَّرُ

¡OH! vosotros que habéis llegado a creer Cuando os dispongáis a hacer  el «Salaat» , lavaos la cara, las manos y los brazos hasta los codos, y pasaos las manos [mojadas] ligeramente por la cabeza, y [lavaos] los pies hasta los tobillos. Y si estáis en un estado que requiera la ablución mayor, purificaos…

 

No hay duda de que en estas aleyas, la simbología del ritual es más que patente en la preparación y la predisposición de la purificación previa, es decir, el «Wuduu«, y es por ello que aquí el Salaat hace referencia especialmente a la manifestación ritual de la misma. 

 

El Salaat como ritual, es la alimentación del Ruh, conectando el alma con el Ruh Divino, para que ayude a esta a recordar su fitra y obtenga la fuerza espiritual que le permita mediante el Dthikr [el recuerdo de Dios] obtener el «nur« [la luz] para guiar sus pasos en el «Salaat» de la vida diaria, es decir, los actos en base a los valores del «Diin«.

 

Y es evidente que existe una estrecha relación entre el «Salaat» social y el «Salaat» ritual, puesto que una alimenta a la otra y ambas se retroalimentan entre sí. Ambas son una fuerza transformadora, una es una fuerza espiritual que nos conecta con el recuerdo de Dios tal como aparece en esta aleya 14 de la azora 20:

 

إِنَّنِيٓ أَنَا ٱللَّهُ لَآ إِلَٰهَ إِلَّآ أَنَا۠ فَٱعۡبُدۡنِي وَأَقِمِ ٱلصَّلَوٰةَ لِذِكۡرِيٓ

Ciertamente Yo soy Dios, no más deidad que Yo, así pues adórame [actúa de acuerdo a mi Diin] y establece el Salaat para mi recuerdo.

 

El Salaat es el medio para lograr el Dthikr, y el Dthikr es la conexión con la Divinidad que alimenta nuestro Ruh [espíritu], y esta fuerza espiritual es la que conecta nuestra alma con su estado primigenio y nos predispone a una voluntad basa en una visión iluminada por el Nur para actuar con un Salaat acorde al Diin. Y son esto actos basados en este Salaat los que representan la fuerza que nos transforma y transforma a toda la sociedad para que viva en armonía en este mundo y forjarse para el mundo venidero.

Continúa en la tercera parte…

 

6 responses on "Capítulo 10 | El "Salaat", motor transformador del Islam (II)"

  1. Gracias por mostrar la enorme riqueza del concepto saalat. La oración y aforación a Alláh se realiza durante todo el día. No cinco veces, sino que toda nuestra vida debe ser un permanente estado de oración, pues hacemos continuos eco de Saalat, incluso en el trabajo, en la familia, con los amigos, tratando a todos desde el Amor y el Din.

  2. Gracias a ti Benjamin. Dios te guarde y te bendiga con su infinito amor. Salam

  3. Salam alaikum wa rahmatullahi wa barakatuh.
    Hermano ese libro donde lo puedo adquirir, lo estuve buscando y no me sale en ninguna parte.
    Gracias

  4. Gracias por esta página y todas las enseñanzas.

    Yo vivo en Canadá, cómo consigo los libros??? Si es posible, como consigo un Coran con una buena traducción y por supuesto interpretanción. Hay temporadas que vivo en Costa Rica en Centro América…cómo cnsigo los libros, de verdad quiero aprender.

    • Estimada Deyanira. Gracias por tu comentario. Lo cierto es que los libros aún no se han editado para el público hasta dentro de unos meses. Por lo pronto se podrán leer en la plataforma del ITEI, donde se publican capítulos cada semana. Espero que le puedan ser útiles.
      Un saludo de paz.

  5. Assalamu alaikum Mariam. Tal como respondía a otros herman@s. El libro no estará disponible hasta dentro de dos meses, aproximadamente. Mientras se seguirán publicando los capítulos adelantados aquí en la plataforma del ITEI. Muchas gracias 🙂 Salam y bendiciones.

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estimad@ visitante, ayúdanos a mantener y desarrollar la plataforma de ITEI. Queremos seguir desarrollando nuestro proyecto publicando cursos gratuitos, material didáctico y académico de  calidad y con el máximo rigor, traducir textos de autores musulmanes relevantes, subtitular programas y reportajes del árabe al español, elaborar vídeos explicativos exclusivos, y mucho más…

Si crees que merecemos de tu apoyo, suscríbete mensualmente por lo que te cuestan dos cafés y accede a todo el contenido del portal sin límites. Nosotros te lo agradecemos enormemente. ¡Gracias!

Suscribirse

Autor
Houssain

Houssain Labrass

profesor
Director del Instituto Teológico de Estudios Islámicos (ITEI)
ITEI © Instituto Teológico de Estudios Islámicos.2020