Capítulo 10 | El «Salaat», motor transformador del Islam (I)

 

En este capítulo abordaremos uno de los preceptos esenciales en el discurso del Corán. En la Revelación, el «Salaat» se presenta como el motor que transforma al creyente en esta vida, lo habilita para vivir en armonía con todo lo que le rodea y forja su alma para la eternidad.

 

Pero el «Salaat» es uno de los conceptos coránicos peor entendidos, al menos en gran parte.  De acuerdo a la comprensión más común recogida en la tradición musulmana, el «Salaat» viene a significar el ruego o la súplica y se manifiesta en el ritual diario de las cinco oraciones que todos conocemos, y eso se debería, según la tradición, a que la palabra viene del concepto «Sila«, es decir, relación o vínculo, entendiéndolo como la relación entre el creyente y Dios mediante la oración, el rezo, la súplica o el ruego acompañado por el movimiento ritual. Sin negar esta concepción del «Salaat«, lo cierto es que es una concepción exageradamente reduccionista si observamos el uso del «Salaat» en el Corán. Para empezar, hay que señalar que «Sila» no es el sustantivo referente del «Salaat«, ya que «Sila» viene de la raíz «Wasala» (و ص ل), en cambio el «Salaat» procede de la raíces «salaa» (ص ل ى) y «salawa» (ص ل و).

 

Si hacemos un repaso del uso del verbo del que procede el sustantivo «Salaat«, es decir «Sal-laa«, en las aleyas del Corán observaremos que, a priori, algo no encaja con este sentido del término.  Por ejemplo, en la siguiente aleya 56 de la Azora 33 dice así:

 

إِنَّ اللَّهَ وَمَلَائِكَتَهُ يُصَلُّونَ عَلَى النَّبِيِّ

Ciertamente Dios y sus ángeles «iussal-luun»  [hacen el Salaat] sobre el Profeta…

 

Si entendiéramos aquí el «Salaat» como una súplica, ruego o un ritual, entonces se nos hace imposible aplicar dicho significado en esta aleya. Ya que si asumimos que los ángeles hicieran una súplica sobre el Profeta podemos entender que la súplica se la hacen a Dios, pero ¿A quién rogaría Dios? ¿A sí mismo?… Es evidente que eso no tiene ningún sentido y que el significado del «Salaat» aquí es otra cosa distinta.

 

Otro ejemplo más lo encontramos en la aleya 41 de la azora 33, donde observamos que Dios y sus ángeles no sólo hacen el «Salaat» sobre el Profeta sino también sobre los creyentes.

 

 هُوَ الَّذِي يُصَلِّي عَلَيْكُمْ وَمَلَائِكَتُهُ لِيُخْرِجَكُم مِّنَ الظُّلُمَاتِ إِلَى النُّورِ وَكَانَ بِالْمُؤْمِنِينَ رَحِيمًا

 Él es el que «iusalí» [hace el salaat] sobre vosotros  y sus ángeles (también) para haceros salir de las tinieblas a la luz y ciertamente es compasivo con los creyentes

 

En esta otra aleya volvemos a observar cómo Dios y sus ángeles hacen el «Salaat» y desde luego no puede significar ni ruego, ni rezo ni ritual. Son muchísimas las aleyas donde «Salaat» no puede significar ruego, rezo o ritual. Vamos a exponer algunos ejemplos;

 

El «Salaat» como purificador del alma mediante el fuego.

E

n más de una aleya nos habla de que aquellas almas que han escogido la corrupción, la opresión y la tiranía se expondrán a un fuego purificador. Esta exposición también utiliza un verbo con la misma raíz, por ejemplo, en la aleya 12 de la Azora 87:

 

وَيَتَجَنَّبُهَا الْأَشْقَى ﴿١١﴾ الَّذِي يَصْلَى النَّارَ الْكُبْرَىٰ 

y se apartará de ella el infame, (11) el cual «…iaslaa» será expuesto al Fuego Mayor

 

Esta concepción se repite en aleyas como la 69:30, 56:93, 84:12, entre otras muchas aleyas. Es decir el concepto «Salaat» vinculado al fuego y la purificación, una energía purificadora y transformadora. Y esta idea de energía que purifica, reforma o arregla es la que descubriremos que está en la esencia del significado de la raíz del que deriva el «Salaat«.

 

Por otro lado, hay muchas aleyas donde el «Salaat» está vinculada a las obras, y se observa de forma nítida en las siguientes aleyas. De hecho, a continuación pondremos una azora completa, no sólo porque es corta, sino que nos explica muchos conceptos en pocas oraciones, lo que nos interesa en esta ocasión es el concepto «Diin«, que se suele traducir erróneamente como religión y el concepto «Salaat» y la relación que hay entre ambos. Veamos la azora 107:

 

بِسْمِ اللَّـهِ الرَّحْمَـٰنِ الرَّحِيمِ

أَرَأَيْتَ الَّذِي يُكَذِّبُ بِالدِّينِ﴿١﴾ فَذَٰلِكَ الَّذِي يَدُعُّ الْيَتِيمَ ﴿٢﴾ وَلَا يَحُضُّ عَلَىٰ طَعَامِ الْمِسْكِينِ ﴿٣﴾ فَوَيْلٌ لْمُصَلِّينَ ﴿٤﴾الَّذِينَ هُمْ عَن صَلَاتِهِمْ سَاهُونَ ﴿٥﴾الَّذِينَ هُمْ يُرَاءُونَ ﴿٦﴾وَيَمْنَعُونَ الْمَاعُونَ 

¿Has visto a quien desmiente el «Diin«(1) Es el mismo que aparta de sí violentamente al huérfano (2) y que no anima a alimentar al necesitado. (3) Así pues ¡Ay de los que hacen el «Salaat» (4) y que son negligentes con su «Salaat«! (5) Aquellos que la hacen para ser vistos (6) y niegan la ayuda. (7)

 

En pocas palabras, los que son negligentes en su «Salaat» son aquellos que desmienten el «Diin«, es decir, aquellos que no cumplen con los valores y principios que rigen el «Diin«, que como explicamos en capítulos anterior, se trata del sistema que Dios propone a los seres humanos seguir para armonizarnos con la creación, y atender al huérfano o alimentar al necesitado es parte del «Diin«, en cambio, los que les gusta sólo aparentar y cuidar las apariencias y las formas, pero no cumplen con el «Salaat«, en tanto que no prestan la ayuda a quién la necesita, son negligentes en su «Salaat» y por ello desmienten el «Diin«.

 

Por lo tanto el término «Salaat» es algo mucho más complejo y profundo que el mero acto ritual, el ruego o la súplica. Pero la pregunta que queda por responder antes de continuar con el análisis de las demás aleyas vinculadas al «Salaat«, sería ¿Cuál es el significado etimológico? ¿Y cómo se aplicaría su sentido en los distintos contextos de todas las aleyas del Corán?

 

Para responder a esta pregunta, tenemos un ejemplo clásico de definición de la raíz S-l-a (ص ل ى). Dice el ejemplo de este verbo; cuando un pastor nómada coge una rama gruesa y la expone a las llamas del fuego (يصلي), y poco a poco va enderezando la rama hasta transformarla en un bastón. El beduino usó una energía para enderezar y transformar algo torcido en algo recto. Esa precisamente la definición etimológica de la raíz de la que deriva la palabra «Salaat«.

 

El «Salaat» que realiza Dios y sus ángeles sobre el Profeta al igual que sobre los creyentes es la energía Divina que se les transmite para superar las dificultades y aplicar el «Salaat» de la vida, es decir, los actos del «Diin«, y el «Salaat» que realizamos como ritual es el medio que nos lleva al recuerdo y conectar con la fuente del Ruuh (espíritu), tal como hemos visto en el capítulo del Ruuh, para dotarnos de la energía Divina que nos ilumina en el camino de nuestros actos para no caer en el olvido y la negligencia. Por ello, el «Salaat» como acciones basadas en los principios coránicos como la justicia, la honestidad, la solidaridad, el intelecto, el conocimiento… es la energía de los actos que transforma la sociedad y por ello, el «Salaat» es el motor transformador del Islam.

 

Así que tal como nos enseña el método coránico del «Tartiil«, es decir, ordenar y coorrelacionar las aleyas, y la «Tiláawah«, es decir, seguir las huellas temáticas de las aleyas del Corán, para comprender un concepto debemos exponer todas las aleyas en las se encuentra mencionado para encontrar el significado Muhkam (unívoco).

 

Continúa en la segunda parte…

0 responses on "Capítulo 10 | El "Salaat", motor transformador del Islam (I)"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estimad@ visitante, ayúdanos a mantener y desarrollar la plataforma de ITEI. Queremos seguir desarrollando nuestro proyecto publicando cursos gratuitos, material didáctico y académico de  calidad y con el máximo rigor, traducir textos de autores musulmanes relevantes, subtitular programas y reportajes del árabe al español, elaborar vídeos explicativos exclusivos, y mucho más…

Si crees que merecemos de tu apoyo, suscríbete mensualmente por lo que te cuestan dos cafés y accede a todo el contenido del portal sin límites. Nosotros te lo agradecemos enormemente. ¡Gracias!

Suscribirse

Autor
Houssain

Houssain Labrass

profesor
Director del Instituto Teológico de Estudios Islámicos (ITEI)
ITEI © Instituto Teológico de Estudios Islámicos.2020